Rodolfo Bianciotto

“Fito”  El Pájaro Carpintero
Rodolfo Bianciotto, nació en la ciudad de Junín (Buenos Aires) el día 11 de julio de 1923, lugar donde toma contacto con la actividad aeronáutica, y más precisamente con los planeadores.
Allá por el año 1940 junto a un grupo de amigos entusiastas de esta actividad se integra al Aero Club Junín, y forman lo que en ese entonces se denominó “Departamento de Vuelo sin Motor”. Con el apoyo y colaboración de Don José Di Marco, en ese momento presidente del Aero Club Junín, construyen un “Grunau 9?, una aeronave tipo primario de características de vuelo elemental; homenajeando a Don José, lo bautizaron con su nombre, ya que sin su valiosa colaboración este emprendimiento no hubiera sido posible.
Este es el primer contacto que toma con la construcción aeronáutica, pero no será el último.
Más tarde, por una disposición de la Dirección General de Aviación Civil este grupo debe separarse de la entidad que los vió nacer en el quehacer aeronáutico y deciden fundar su propia institución, el actual Club de Planeadores Junín.
“Fito” es uno de los socios fundadores.
Dueño de una capacidad excepcional para realizar trabajos de reparación y construcción; trabajó madera, aluminio y materiales compuestos, siempre se actualizó con la tecnología del momento. Son varios los proyectos que se concretaron en sus manos.
Durante su paso por el club, con la colaboración de algunos socios construyó desde el primer hangar parabólico de 20×18 metros, con su estructura enteramente realizada en madera laminada, (todavía existente), hasta varios planeadores.
En los primeros años, en 1956 realizó la construcción de dos planeadores, un “Hütter H17B” y un “Grunau Baby III”, este último hoy es de propiedad del Club de Planeadores Neuquén y aún se encuentra en condiciones de vuelo.
En 1962, el club recibe de parte de la Dirección de Fomento y Habilitación un kit para armar un planeador biplaza de alta performance “Cóndor IV”, altovelero de diseño alemán, de construcción muy compleja, pero que no fue un impedimento para que ésta se llevara a cabo con total éxito. 30 años después fue vendido y exportado a Hamburgo (Alemania), hoy participa en campeonatos de antiguos.
En 1968 el club adquiere en EE.UU. el kit de un velero de competición “Bryan HP-14?; trabajo realizado totalmente en metal, el armado se llevó a cabo en el taller del club con la colaboración “ad-honoren” de varios socios. Mantuvieron una tradición volovelística que arranca desde los primitivos grupos germanos que construían e investigaban en sus propias máquinas.
Rafael Frene debuta con él en el Nacional 1969, y termina en la quinta ubicación.
En 1974, la Federación Argentina de Vuelo a Vela lo contrata para realizar la terminación del altovelero “Yarará”, planeador de diseño del argentino Teo Altinger. Además de todo esto, son innumerables las reparaciones realizadas en todo tipo de planeadores de éste y otros clubes.En el año 1989 pasa a gozar de los derechos de su retiro, sigue realizando trabajos menores y participa de los eventos que lleva a cabo el club.