Dante Boselli

“Adolfo”, un instructor inolvidable
Dante Adolfo Boselli nació en la ciudad de Azul (Buenos Aires), lugar donde comenzó a volar en planeador.
Llega a nuestra ciudad en el año 1953; durante el transcurso de este año, y bajo su instrucción, se lleva a cabo la realización del primer curso completo de Pilotos de Planeador, ya que hasta entonces sólo se habían realizado actividades limitadas.
De esa primera promoción salen tres destacados pilotos de nivel internacional, ellos son José Orlando Casais, Juan Sadoux y Rafael Frene.
Trabajó durante 32 años en el Club de Planeadores Junín, desarrolló una eficaz actividad, formó más de 250 pilotos, marcó en ellos un rasgo y un concepto que consideraba fundamental: “conciencia aeronáutica”.
El fue antes que nada un hacedor de pilotos y un instructor de jerarquía, aunando conocimientos, disciplina y cariño por lo que hacía, atributos que lo distinguieron del resto, ganándose un lugar singular entre quienes lo conocieron y trataron en cualquiera de sus facetas.
Se brindó al vuelo con toda su experiencia y sapiencia, pero se destacó también por el cariño hacia sus alumnos, demostrando con su disciplina que la palabra “accidente”, no tenía que estar presente en esta actividad aérea.
Quienes convivieron con él seguramente recordarán lo que el “Dante” siempre afirmaba con su provervial sabiduría: “el vuelo es una forma de vida”.
Muchos de sus pilotos se destacaron en los torneos nacionales, otros participaron en campeonatos mundiales, todos realizaron tareas de ayudantes.
Durante su paso por el club, se llevaron a cabo tres “Campeonatos Nacionales”, varios “Torneos Regionales” y un “Campeonato Mundial”; en los nacionales y regionales tuvo a su cargo las operaciones de vuelo, en el “Campeonato Mundial” formó parte del “Comité Ejecutivo”, en todos los casos demostró su elevada capacidad de trabajo y de organización.En el año 1985 se retira de la actividad. Durante este tiempo transcurrido inculcó el trabajo en equipo, brindó su sabiduría y experiencia, dejó su ejemplo de rectitud, honestidad y responsabilidad por su trabajo. Se fue del club y a nosotros y a la gente de Junín nos dejó su despedida:
“A JUNIN, A LOS JUNINENSES, A MIS PILOTOS”
Llegué junto a mi esposa y dos hijos pequeños en 1953; nos ausentamos en 1985 ; fueron 32 hermosos años que pasamos junto a ustedes, ciudad donde se instruyeron y educaron nuestros cuatro hijos.
Fue la mitad de la existencia que hemos vivido y se hizo llevadera gracias al calor recibido de ustedes, queridos juninenses.Sabemos con mi esposa que lloraremos la partida, pero nos reclaman los cuarteles de invierno para pasar junto a los nuestros los años que nos restan.
Quiero saludar a través de dos ex presidentes del Club de Planeadores Junín, pioneros del vuelo sin motor juninense, señores Ebelio Luna y Juan Carlos Peiro, a todas las autoridades que pasaron por la institución; a mis 250 pilotos a través de tres hombres que pasearon con orgullo los colores de Junín por el mundo: Rafael Frene, José Orlando Casais y Juan Sadoux; al vuelo con motor en las personas de Edgardo Di Marco, Edelmiro Valeiras y David Hernando y en el Suboficial José María Nagore a todo el personal del Aeroparque Junín.
MUCHAS GRACIAS A TODOS POR LOS HERMOSOS MOMENTOS VIVIDOS.Dante Adolfo Boselli